Connect with us

Arte

Dulce Pinzón presenta Body in Atelier, pieza que explora el deseo vouyerista

“Body in Atelier” fue un proyecto impulsado por el empresario Blas Cernicchiaro quien incorporó el escenario de sus icónicos hoteles boutique en la ciudad de Puebla

Facebook Comments

Published

on

La artista visual Dulce Pinzón presentará su nueva obra de arte objeto “Body in Atelier 3D view masters”, en la Galería Patricia Conde, el próximo jueves 8 de octubre.

Esta pieza recupera el juguete view master, un visor interactivo que conquistó a toda una generación, y lo convierte en un artefacto en el que el espectador espía a la musa de su trabajo Andrea Velázquez, una joven mujer contemporánea con la estética de los años 50, en sugerentes  pero a la vez elegantes imágenes de ella en lencería de la diseñadora Marika Vera.

Por medio de esta pieza, de 5 discos de 3.5 pulgadas, la artista explora la curiosidad que todos tenemos de observar en el espacio íntimo a otra persona y el impulso de ver más y más, en cada transición.

Es así como la pieza se activa sólo cuando hay alguien que “ve” brindando una experiencia íntima, tridimensional y lúdica al espectador, que dialoga entre la picardía de la adultez y el recuerdo infantil de este juguete de los años 80.

Modelo y artista, han trabajado durante más de 7 años en la serie documental ficticia, “The Wonderful life of Andy”, una serie de fotografías sobre la vida de una mujer que demuestra cómo las mujeres actuales conservan de tiempos pasados roles femeninos aún cuando parecen de otra época.

“Body in Atelier” fue un proyecto impulsado por el empresario  Blas Cernicchiaro, quien incorporó el escenario de sus icónicos hoteles boutique en la ciudad de Puebla.

La presentación de la pieza se llevará a cabo en Juan Cano 68 en la Galería Patricia Conde a las 7:00pm este jueves 8 de octubre, donde está limitado el aforo y se guardarán las medidas de distanciamiento social. Para poder asistir reserva tu lugar en info@patriciacondegaleria.com

Facebook Comments

Continue Reading
Click to comment

Deja un comentario

Arte

«Arte, política y contracultura». El caos, un aliado para reinventar el futuro

Published

on

By

* Martes 20 y jueves 22 de abril a las 12:00 horas (Ciudad de México)

* A través de Facebook Live, canal de Youtube del museo, y Youtube de Cultura en Directo UNAM

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de abril de 2021.- Continúa el ciclo de conversaciones Arte, política y contracultura. El mundo hoy. Esta semana Franco “Bifo” Berardi y Andreas Petrossiants conversan sobre diversos temas como la situación global en la actual emergencia sanitaria dentro de un sistema capitalista neoliberal, así como el auge de las derechas disfrazadas de democracias tan presentes hoy día. Mientras que Paul B. Preciado y María Galindo realizan un recorrido por el espacio del caos, entendido como un sitio que puede encontrarse en las calles de cualquier país de América Latina, donde se llevan a cabo luchas sociales, un lugar imprevisible, difícil y complejo.

20 de abril. Abrazar el caos e imaginar el futuro

Franco “Bifo” Berardi (Italia) y Andreas Petrossiants (Estados Unidos)

22 de abril. Encuentros en el caos

María Galindo (Bolivia) y Paul B. Preciado (España)

Abrazar el caos e imaginar el futuro

El escritor, teórico y activista mediático italiano, Franco “Bifo” Berardi, en su charla con Andreas Petrossiants, escritor y editor radicado en Nueva York; visualiza la emergencia sanitaria como un escenario donde “el juego está abierto”, una oportunidad para pensar, replantear y evaluar temas en el ámbito político, social y económico, pese a los esfuerzos de capitalismo neoliberal que busca mantener un control a través de la violencia. La pandemia ha reactivado el futuro como un espacio de posibilidades, en medio de un caos se pueden encontrar y pensar en la reorganización social.

Las consecuencias negativas del capitalismo neoliberal son diversas y evidentes hoy más que nunca. En Europa, explica, en los últimos 20 años los gobiernos han destruido y reducido el financiamiento de los servicios de salud, educación e investigación, ante este panorama la pandemia inició con un sistema de salud incapaz de dar soluciones. De manera hábil, los laboratorios están lucrando con la venta de vacunas, rompiendo acuerdos y poniendo en riesgo la vida de miles de personas. Los trabajadores que realizan actividades esenciales no son contemplados para ser vacunados. Las redes sociales, por su parte, dan o quitan visibilidad a conveniencia, haciendo evidente un juego de las alianzas basadas en poder, dinero e influencias. El caso más evidente es del anterior presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien mientras estaba en funciones le fue permitido utilizar sus redes con mensajes ofensivos, una vez que perdió las elecciones presidenciales le cerraron su cuenta de Twitter, un juego de intereses señala.

La crisis sanitaria y neoliberal sucedieron al mismo tiempo, haciendo evidentes la voracidad de un sistema que no da garantías a los individuos. Aunque el caos que prevalece señala, es importante no temerle ni declararle la guerra, sino pensar en posibilidades de reinvención.

Ante este panorama de desigualdad las luchas sociales en todo el mundo se han hecho presentes desde hace años contra gobiernos totalitarios, donde las reformas neoliberales están integradas a las nuevas democracias. Las izquierdas se han identificado con aquellos que siguen las reglas. Hay un intercambio de personajes de comedia donde los fascistas son defensores de la libertad, y los progresistas defensores de la ley, puntualiza.

Por otro lado, los estados modernos no han podido establecer una relación sana entre libertad y poder. El concepto romántico de libertad significa pasar por encima de los derechos del otro como matar y colonizar, son deseos histéricos que han fomentado la agresividad, el imperialismo, el machismo, etc. Se practica una libertad sin crítica y sin entender su significado.

Considera que es indispensable la creación de medios autónomos con pensadores libres para tomar el control de contar la historia, generar experiencias de autoorganización similares en funcionamiento a Facebook o Twitter, pero con objetivos diferentes. En los últimos 20 años no se ha creado un espacio de comunicación con estas características.

Para “Bifo”, las contraculturas de los años sesenta y setenta fueron un fenómeno separado y opuesto a la cultura y medios dominantes y, precisamente, el error fue permanecer al margen de la participación y en consecuencia de la transformación social. La contracultura debe ser algo que se filtre en los medios y en la sociedad, apunta.

Encuentros en el caos

El filósofo, activista y curador español Paul B. Preciado, opina que hablar de poder hoy día, no se refiere únicamente a las instituciones jurídicas o al aparato del Estado, sino al poder que atraviesa y captura el cuerpo. Es común que se piense en el cuerpo como un objeto, pero lo más importante es su potencia deseante; resulta interesante ver las maneras a través de las cuales el poder captura la imaginación y, por ende, esa potencia deseante del cuerpo que sería la última reserva de una posibilidad revolucionaria. En este sentido, los movimientos de izquierda, feministas o antirracistas se han ido transformado en políticas de identidad.

A los representantes de estos movimientos les interesa encontrar quien sería el sujeto posible de hacer la revolución: el cuerpo de las mujeres, lo femenino, la clase obrera, el pueblo, pero no se han

dado cuenta que han perdido su capacidad misma de transformación. El poder se encarga de la construcción de la clase obrera, de lo masculino y lo femenino a través del control de su potencia deseante.

Por su parte, la performer y artista visual boliviana María Galindo, considera que los movimientos sociales en el contexto latinoamericano, representados en los colectivos más diversos, no han terminado de construir claves interesantes para entender el tema del poder. Esto se debe a la existencia de una serie de políticas de confusión bien estructuradas que diluyen la compresión de éste para evitar verlo en su justa dimensión. Para ella es fundamental destituir jerarquías; considera que hay un constante reciclaje del poder por parte de sí mismo, utilizando las identidades feministas, trans o indígenas para hacerlo. El hecho de que se abran espacios sociales o políticos para esas comunidades no representa un cambio estructural, considera.

En este sentido los movimientos sociales han perdido sus principios, en vista de que se han adherido a las instituciones hegemónicas; hay desconfianza respecto a la retórica de los derechos humanos o a las prácticas de la democracia representativa como una posibilidad de transformación revolucionaria. Estas situaciones son muy comunes en los tiempos actuales, hay núcleos de poder que están dentro de los propios movimientos.

En la realidad latinoamericana, concretamente en Bolivia, María Galindo trabaja con personas que las instituciones expulsan y silencian, son formas de exclusión que niegan el derecho de existir y subsistir, no cuentan con los derechos básicos de educación, empleo y vivienda. Ante este panorama caótico, se trabaja en la construcción de alianzas fuera de la institución que representan sus propias nociones de bienestar. La apuesta es seguir construyendo redes de cooperación, creadas desde espacios radicales. Por otro lado, opina que en la actualidad es importante no perder de vista la perdida de los espacios físicos donde la corporalidad no está presente, donde la hegemonía cibernética construye realidades simuladas a través de la pantalla de una computadora.

Para Paul B. Preciado, el feminismo debe entrar en un análisis de su funcionamiento; en España y Francia existe una fuerte presencia de un feminismo blanco neoliberal que excluye los cuerpos racializados, migrantes o trans.  Considera que, ante la actual crisis sanitaria, el capitalismo neoliberal ha mostrado que se encuentra en ruinas, dejando una situación de extrema vulnerabilidad social, eso empuja no sólo a cambiar la forma de pensar y de hablar sobre política, sino de hacer política. El individuo debe buscar nuevas formas de sobrevivir en una situación de extrema violencia y precariedad.

Las redes sociales y aplicaciones digitales, por otra parte, son las nuevas formas de control y de vigilancia; las prácticas disidentes hoy tienen como espacio de existencia y comunicación a corporativos que están en el centro del poder capitalista. Es necesario buscar nuevos canales de comunicación y, sobre todo, la creación de nuevos lenguajes digitales para una reorganización fuera de la vigilancia de corporaciones multinacionales, concluye.

Print

Facebook Comments

Continue Reading

Arte

Se presentará el libro «No hay destino sin camino. Ecos del Páramo», del poeta y trovador huapanguero Guillermo Velázquez

Published

on

By

* El legado del autodenominado Juglar de fiesta y quebranto queda inmortalizado en este poema de largo aliento que está inspirado en su visión de la vida y en la obra de Juan Rulfo.

* En la presentación participarán Agustín Pimentel, Mary Farquharson, Conrado J. Arranz y el autor.

CIUDAD DE MÉXICO, 12 de abril de 2021.- El legado del autodenominado Juglar de fiesta y quebranto, Guillermo Velázquez, queda inmortalizado en un poema de largo aliento decimal, acompañado de un disco que musicaliza esta historia, con la participación del Grupo Tribu, en el que se van conjugando, particularmente en la primera parte, frases de la obra de Juan Rulfo  a manera de “pies forzados”, como se les conoce entre los versificadores repentistas,  con las vivencias, los recuerdos y la visión del mundo, y de México,  de este maestro del huapango arribeño.

El resultado de este proceso de escritura creativa es el libro No hay destino sin camino. Ecos del Páramo. Memorias de muy allá para olvidos de hoy en día, que será presentado de manera virtual el jueves 15 de abril, a las 19:00 horas, en la página de Facebook de Ediciones del Lirio.

En este trabajo el músico y poeta afronta el reto de trabajar sobre la obra de Rulfo como punto de partida para crear un producto que rompe con el molde tradicional de la “pieza arribeña” y se transforma, en palabras del autor, en “otro tipo de escritura sin renunciar a la décima”.

Cuenta Velázquez que, cuando se encontraba dedicado de lleno a la preparación de este libro, concebido como un homenaje al gran Escritor con motivo del centenario de su natalicio, mientras revisitaba a Pedro Páramo, específicamente en el fragmento en el que Abundio le dice a Juan Preciado: “Yo también soy hijo de Pedro Páramo”, y continúa “Una bandada de cuervos pasó cruzando el cielo vacío haciendo ¡cuar!, ¡cuar!, ¡cuar…!”,  Guillermo no pudo menos que sonreír al recordar   a dos cuervos que había visto volando el día anterior en el cielo azul de la sierra de Xichú, en Guanajuato, donde se encontraba organizando su plan de trabajo para el día siguiente. Un par de minutos después de la lectura del párrafo mencionado y de la evocación inevitable, escuchó arañazos en el techo, y en el instante preciso en que se asomó por la ventana pudo observar a un cuervo que se alzaba en vuelo, para finalmente juntarse con otro en el aire e irse alejando con el característico “¡cuar!, ¡cuar!” de su graznido. El autor de No hay destino sin camino tomó ese momento como un signo de aprobación, por parte de Rulfo, que lo dejó “bailando como un trompito”, relata en la introducción de su libro.

Velázquez ha expresado que reconoce este proyecto como “la más extraordinaria experiencia creativa que he tenido hasta ahora en el que considero, a querer o no, el último tramo de mi existencia”. Con más de 40 años de trayectoria que lo vinculan permanentemente a la tradición oral, musical y al universo natural del huapango arribeño de la Sierra Gorda de Guanajuato, además de haber representado dignamente la música tradicional mexicana en eventos y escenarios de su país y el mundo, la publicación de este libro simboliza un logro trascendental que le permitió en “un lapso de agobio interior” volver a experimentar el ímpetu creativo que da origen a las voces más profundas y auténticas del arte.

Esta obra, escrita íntegramente en décimas, con sextillas y cuartetas complementarias, se plantea como  una gran travesía individual y colectiva   que, como se asevera en el  prólogo: “Tiene texto y música, está organizada en actos y escenas, intervienen personajes presentes y se oyen voces de espectros ausentes, contiene parlamentos dialogados, subyacen ecos interiores, como en el teatro clásico griego se alzan voces corales que vienen desde muy lejos para denunciar hechos manifiestos y reclamar justicia. Y tiene intriga, esa fundamental condición de estructura artística que requiere cualquier ficción literaria para llegar a la categoría de arte.”

No hay destino sin camino. Ecos del Páramo, publicado por Ediciones del Lirio, tiene como sustento más de cuatro décadas de búsqueda creativa, opinión crítica y oposición a las injusticias sociales. Es uno de los pasos finales en el recorrido de un camino que siempre llevó a Guillermo Velázquez al mismo destino: el de ser, como trovador huapanguero y hasta el último de sus días, “Un irredento proclamador de utopías.”  

El estudio introductorio de esta obra estuvo a cargo de Maximiano Trapero, Catedrático de Filología Española y Profesor Emérito de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

La presentación editorial se llevará a cabo de manera virtual el jueves 15 de abril, a las 19:00 horas, en la página de Facebook de Ediciones del Lirio https://www.facebook.com/edicionesdellirio, se contará con la participación de Agustín Pimentel, Mary Farquharson, Conrado J. Arranz y el autor.

Facebook Comments

Continue Reading

Arte

Feminismo y derechos indígenas en la segunda semana en el ciclo «Arte política y contracultura»

Published

on

By

* Martes 13 y jueves 15 de abril de 2021, 12:00 horas (Ciudad de México)

* A través de Facebook Live, canal de Youtube del museo, y Youtube de Cultura en Directo UNAM

CIUDAD DE MÉXICO, 12 de abril de 2021.- En la segunda semana del ciclo de conversaciones Arte, política y contracultura. El mundo hoy, se abordan los temas feminismo, y derechos indígenas. Hernando Chindoy, presidente del pueblo Inga de Colombia, conversa con el artista Felipe Castelblanco sobre su lucha y rescate de las comunidades indígenas del sur de Colombia. En tanto, dos integrantes del colectivo GeoBrujas y la investigadora Julie-Anne Boudreau, charlan sobre la articulación del feminismo en la Geografía, la concepción del cuerpo y su dicotomía, y la función de las contracartografías, entre otros temas.

Derechos indígenas y organización comunitaria

Hernando Chindoy (Colombia) y Felipe Castelblanco (Suiza)

13 de abril 2021, 12:00 horas

Geografía y feminismo

GeoBrujas (México) y Julie-Anne Boudreau (México)

15 de abril 2021, 12:00 horas

Derechos indígenas y organización comunitaria

Hernando Chindoy da cuenta de las luchas de los pueblos originarios en el sur de Colombia, ubicados en los departamentos de Caquetá, Cauca, Putumayo y Nariño.  De acuerdo con la corte constitucional de ese país, estos pueblos están en extinción física y cultural debido al conflicto armado, desplazamientos forzados y expropiación del territorio. Esta área estratégica, que es abundante en recursos naturales, fue afectada por la tala excesiva, y la llegada de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que dañó la identidad cultural de los habitantes.

En el 2000, explica, la tala de árboles devastó el territorio e iba en aumento el cultivo de la amapola, lo que ocasionó muerte y la llegada de 35 mil personas que trastocó costumbres y modos de vida. La obtención del dinero fácil proveniente del narcotráfico y venta de armas predominó en algunas regiones.

Ante este panorama, en el año 2000, las poblaciones y líderes se plantearon recuperar el territorio que les pertenecía, de acuerdo con un título colonial existente desde el año 1700. En 2002, en su calidad de gobernador, emprendió una lucha y el proceso de revitalización y recuperación de las tierras, costumbres, valores, tradiciones e identidad. Sin embargo, las persecuciones y amenazas fueron constantes.

Chindoy fortaleció la autonomía de los pueblos con la creación de una guardia indígena y una alianza en defensa del territorio por la vida en la zona, basada en el diálogo e intercambio. Después de exigir la salida de grupos armados, solicitó al gobierno la titularidad sobre el territorio que ancestralmente ha pertenecido a los pueblos originarios. El resultado fue la recuperación de 22 mil hectáreas de territorio en los departamentos de Nariño y Cauca, más adelante se creó un plan para erradicar, de manera definitiva, el cultivo ilícito de la amapola, lográndolo en 2004.

Este fue el primer caso exitoso en Colombia en la superación del narcotráfico desde la voluntad de las comunidades, el desinterés que mostró el gobierno cambió cuando, en el contexto internacional, se expuso que había sido una lucha emblemática, puntualiza. De esta manera se fortaleció la gobernanza de la institucionalidad, extendiéndose a otras áreas como la economía, salud y educación.

Ese logro benefició a otros pueblos y fue el inicio de una serie de alianzas que resultaron en la creación del Tribunal de Pueblos y Autoridades Indígenas del Sur Occidente Colombiano, y la Alianza de Mujeres del Departamento de Nariño, que incluye a siete pueblos indígenas. En 2009 la corte institucional ordenó al Estado implementar y apoyar un plan de salvaguarda para el pueblo inga.

Para unir a su pueblo, Chindoy revitalizó valores ancestrales para el bien vivir colectivo basados en la cosmovisión indígena que conectan al individuo con el universo y su entorno natural, así como fomentan el respeto, trabajo y honestidad al interior de las comunidades. Una aportación de la ética andina al mundo contemporáneo, la cual ha sido estudiada en años recientes.

El líder del pueblo Inga comenta que es preciso que las nuevas generaciones sean agentes creadores. El sistema global obliga a muchas ciudades e individuos a la dependencia, surgen así los esclavos modernos. Es necesario liberarse de esas cadenas que se encuentran en el pensamiento para generar otras posibilidades. Como pueblos indígenas vamos a continuar siempre defendiendo la vida en todo espacio y tiempo, esperamos que más hombres y mujeres se vinculen en ese proceso de defensa en el sentido más amplio de la palabra y avanzar desde el corazón, el alma y el pensamiento, concluye.

Geografía y feminismo

Julie Anne Boudreau conversa con dos integrantes de GeoBrujas: Valeria Ysunza y Karla Helena Guzmán, quienes abordan el feminismo en el contexto de la Geografía, su planteamientos, acciones y propuestas en la actualidad. Desde 2014, el colectivo inició actividades con dinámicas de trabajo horizontales y comunitarias, donde todas sus integrantes son copartícipes. Su objetivo fue dialogar con otras mujeres sobre sus inquietudes, alejadas de los espacios institucionales, donde no encontraron voz, ni posibilidad de creación. Buscaron un nombre que las identificara con mujeres que desafiaron su época y rompieron las estructuras impuestas, el cual fue utilizado por la sociedad para estigmatizar su pensamiento y mirada crítica en diversos contextos.

Para Karla Helena Guzmán, la geografía feminista de GeoBrujas pone en el centro la experiencia espacial de las mujeres, analizando el despojo, la violencia, la migración y las disidencias sexuales para establecer diálogos interdisciplinarios con un compromiso político y social. Buscan revisar las biografías feministas que a lo largo de la historia dan cuenta de la desigualdad histórica y geográfica.

La teorización del cuerpo es uno de los aportes de la geografía feminista, entendido como una entidad capaz de generar conocimiento; para Geobrujas es el primer territorio donde surge la identidad, en estrecha relación con la mente, es principio básico en las cartografías corporales y metodologías que llevan a cabo. El cuerpo es, también, el lugar donde inicia la resistencia ante las imposiciones y estereotipos, así como es un espacio de reivindicación, posicionamiento y reafirmación.

Los debates sobre territorio y cuerpo, puntualizan, no surgieron únicamente en la academia, las mujeres de comunidades indígenas de Guatemala lo han denominado feminismo comunitario territorial maya, en tanto, las bolivianas son feministas comunitarias antipatriarcales. El diálogo con ellas ha aportado las claves teórico-políticas y artísticas para abordar la Geografía desde nuevas perspectivas.

Sobre la posibilidad de que los espacios creados por el feminismo sean mixtos es poco probable; no obstante, han realizado actividades abiertas dirigidas a todas las construcciones sexo genéricas. Los espacios autónomos y separatistas son básicos e imprescindibles para que las mujeres levanten la voz y narren su historia, cuando hay espacios mixtos surge la construcción masculina hegemónica de imponer un punto de vista o dar opinión desde otra perspectiva, eso rompe con el proceso de aprendizaje y construcción colectiva; es un debate constante, pero creemos que la geografía radical es clave en este momento, explican.

La cartografía que realizan utiliza el cuerpo, el cual es un mapa que tiene una serie de información emocional, sensitiva y afectiva. Este trabajo se basa en subvertir, reconocer y asumir el poder de los mapas y tomarlos para revindicar aspectos importantes, muestran espacios vividos de la percepción y la construcción en torno a ellos. El lenguaje cartográfico y su capacidad de síntesis, se utiliza para mostrar injusticias sociales y estructuras de poder y visibilizar realidades, es cuando se habla de la contracartografía un modelo contestatario, alejado de la normatividad histórica.

Para GeoBrujas las contracartografías son parte de las contraculturas, en vista de que son lenguajes críticos y novedosos. Los mapas son resultados de la necesidad de seguir comunicando a través de técnicas específicas para desarrollar ciertas metodologías, esto es parte de la geopedagogía basada en procesos de enseñanza-aprendizaje que proponen como colectivo.

Por otro lado, consideran que la inserción de la cartografía en los museos puede cambiar al concepto estático del espectador para transformarlo en un ser creativo, invitarlo no solo a ampliar su perspectiva geográfica, sino a dialogar con los barrios y la ciudad, a través de ejercicios y prácticas contracartográficas. Mostar los procesos de la historia geográfica que tiene cada zona desde sus múltiples simbologías y representaciones artísticas, aunado a una construcción de cultura comunitaria, concluyen.

Facebook Comments

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: