Connect with us

Arte

La descolonización de los museos y las condiciones de las comunidades afrodescendientes «queer» en el ciclo «Arte, política y contracultura»

Published

on

* Martes 04 y jueves 06 de mayo a las 12:00 horas (Ciudad de México)

* A través de Facebook Live, canal de Youtube del museo, y Youtube de Cultura en Directo UNAM

CIUDAD DE MÉXICO, 03 de mayo de 2021.- Esta semana las conversaciones de Arte, política y contracultura. El mundo hoy, abordan diversos temas como la descolonización de los museos, las condiciones de las comunidades afrodescendientes queer y el inevitable cambio de época.

El cambio de época y la descolonización de los museos

Walter Mignolo (Argentina) y Francisco Carballo (Reino Unido)

04 de mayo a las 12:00 horas

La oscuridad como refugio de sanación

Iki Yos Piña Narváez (Venezuela) y Cristóbal Adam (Venezuela)

06 de mayo a las 12:00 horas

El cambio de época y la descolonización de los museos

Walter Mignolo, académico y director del Centro de Estudios Globales y Humanidades en la Duke University, conversa con Francisco Carballo, co-director del Centro de Estudios Poscoloniales de la Universidad de Goldsmith en Londres y uno de los curadores del ciclo Arte, política y contracultura. El mundo hoy, sobre el cambio de época actual, como sinónimo de un proyecto inacabado de la modernidad. En este sentido, las acciones decoloniales cumplen un doble papel: dan cuenta de cómo se construyó la occidentalización del mundo, y a la vez, muestran los múltiples procesos de descolonización que se están fraguando en todos los continentes. Antes de este cambio de época, predominó la modernidad, el progreso y el desarrollo representado por Occidente que controló el patrón colonial de poder.

En México, un ejemplo de la descolonización fueron los planteamientos del movimiento zapatista ocurrido en 1994, su objetivo fue desengancharse del Estado y restituir los saberes e historia de los pueblos indígenas. De esta manera, surgieron nuevas formas de sentir y pensar que se han extendido a otros ámbitos como el feminismo. En diversos lugares del mundo las personas se han reorganizado para construir algo más que una resistencia, buscan una reexistencia, comenta Walter Mignolo.

Estados Unidos, explica Carballo, es un lugar interesante para la descolonización, las comunidades afrodescendientes, latinas e indígenas norteamericanos se están reorganizando. Sin embargo, es necesario que, más allá de las protestas, se abra un debate para modificar la constitución en temas específicos, de lo contrario no se realizarán cambios de fondo.

Por otro lado, es importante hablar sobre el museo como una institución que sostiene el orden occidental. En este sentido, Mignolo apunta que el patrón colonial de poder está cimentado en tres instituciones fundamentales: la universidad, la iglesia católica y el museo, las cuales se han encargado históricamente a controlar el conocimiento y la subjetividad.

La universidad como una entidad educativa se trasplantó en América para controlar la educación; la iglesia, por su parte, cuenta un gran poder político-territorial; y el surgimiento del museo, cuya creación fue más tardía, surgió en principio como un lugar de resguardo de curiosidades. La fundación de los grandes museos europeos como el Museo del Louvre, Museo Británico y Museo Etnográfico de Berlín coincide con la gran expansión colonial. Esta entidad se encarga de ordenar, clasificar y jerarquizar, además incorpora el componente de lo nacional.

Una alternativa a este panorama son los museos comunitarios que surgieron en Latinoamérica hace algunas décadas, son una herramienta para que la comunidad afirme su posición física y simbólica de su patrimonio a través de otras formas de organización. Un espacio donde los integrantes construyen un autoconocimiento colectivo propiciando reflexión crítica y creativa.

Los museos deben acercarse a este tipo de prácticas necesarias para restituir los conocimientos que han sido destituidos. Considera poco probable que el museo, la iglesia y la universidad sean instituciones que se puedan descolonizar, pero se puede hacer un trabajo decolonial en el sentido de crear otros términos para mantener una conversación encaminada a la transformación. La reconstrucción de lo comunal es fundamental y debe ir acompañado de una reflexión teórica sólida.

La oscuridad como refugio de sanación

La artista visual y performer afrocaribeñx, Iki Yos Piña se refiere a las condiciones actuales de las personas afrodescendientes travestis queer. En esta conversación con el investigador y artista visual venezolano Cristóbal Adam, Piá Narváez explica que el sistema ocular céntrico o plantación de la visualidad funciona dentro de la lógica colonial, y se encarga de clasificar las cosas a partir de observar, medir, ordenar y cuantificar. Las comunidades afro han evitado este sistema a través de la invisibilidad colectiva, realizada a través de acciones como el escape y la fuga, se trata de una manera estratégica de autoorganización y autopreservación ancestral que continúa vigente hoy día, y es muy útil para repensar el futuro desde el interior de las comunidades.

Una manera de estar a salvo de ese régimen visual colonial, puntualiza Yos Piña, es permanecer en lo no visible, en la oscuridad, en lo subterráneo, en la periferia y en la opacidad. Surge un juego perverso de visibilidad/invisibilidad donde la captura y el escape funcionan como fórmula de vida. Históricamente, las gramáticas coloniales del color y las pigmentocracias implican un rechazo a lo negro, un temor a la oscuridad, en contraste, hay un elogio a la luz, a lo blanco, que se relaciona con valores positivos. Son construcciones político-sociales que se extiende a la vida cotidiana en muchos sentidos.

Por otro lado, y como una forma de sobrevivir, se encuentra la fabulación crítica, un ejercicio de imaginación y creatividad que abre la posibilidad de generar sanación y autorreparación a través de la creación de escenarios posibles. Son estrategias y herramientas que utilizamos para traspasar los límites sociales impuestos y para recrear nuestros cuerpos desde otra sensibilidad y subjetividad, alejadas del dolor. La fabulación tiene muchas posibilidades, a través de ella preservamos nuestros cuerpos e inventamos otro futuro, puntualiza Iki Yos Piña.

Estas actividades, que están fuera de la lógica de la representación y la representatividad, se construyen en comunidad y están alejadas del esquema que dicta el Estado. Nuestra futuridad es escapar de eso, estos pequeños ejercicios de comunalidad buscan otra forma de justicia, amor, ética, imaginación y disfrute de la existencia. El voguing, que es parte de estas actividades, son encuentros afectivos donde se hace política a través del baile y el performance, concluye.

Facebook Comments

Arte

Antropología, feminismo y descolonialidad. Charla con Rita Segato

Published

on

By

* Martes 18 de mayo a las 12:00 horas (Ciudad de México)

* A través de Facebook Live, canal de Youtube del Museo Universitario del Chopo

* Youtube de Cultura en Directo UNAM

CIUDAD DE MÉXICO, 14 de mayo de 2021.- El ciclo de conversaciones Arte, política y contracultura. El mundo hoy, concluye con la participación de Rita Segato (Argentina) y Francisco Carballo (Reino Unido).  

Rita Segato, antropóloga y teórica feminista, comenta con Francisco Carballo algunos aspectos de la antropología. Considera que la entrevista es una herramienta fundamental para establecer un acercamiento con las personas, es también un camino hacia la búsqueda de la verdad en toda investigación, pese a que en la actualidad ha perdido relevancia. “En mi formación académica no es posible crear un proyecto previo sobre un tema, éste no surge del antropólogo, sino en el campo, entendido como un espacio de investigación, donde las personas de esa comunidad dan la pauta para saber cuáles son las preguntas por realizar”, comenta. El objetivo es desenterrar la teoría nativa de las personas que se encuentra en su visión del mundo, puntualiza.

Por su parte, Francisco Carballo opina que los antropólogos están llenos de teorías y van al campo a probar sus ideas que discuten en los seminarios universitarios. Mientras que Rita Segato ha realizado un trabajo empírico con el que ha llegado a conclusiones similares a las de feministas que están centradas en la reflexión filosófica.

La antropología entró en una etapa de inseguridad sistémica como disciplina, explica Segato, sucedió cuando las personas comprendieron que no necesitaban un intermediario para ser escuchadas y empezaron a comunicarse por sí mismas. De esta manera, quedó en un terreno infirme donde las comunidades recibían con recelo o cierto resentimiento a los antropólogos, esa inseguridad y desconfianza la llevó a fundamentalizarse y a evitar el diálogo con otras disciplinas.

La noción de cultura que la antropología estableció estuvo mal planteada, se ha trabajado para desencializarla y evitar que se entienda como un repertorio de costumbres o un patrimonio fijo. Un ejemplo es la lucha para que la mujer tenga mayor participación social o política, un sector de hombres responderá que su cultura siempre ha mantenido un orden y no tendría por qué cambiar, lo cual es una invención.

Por otro lado, se refiere a las sociedades transicionales en América Latina, donde prevalece la violencia y discriminación contra las minorías. Esta situación tiene origen en la colonización en América Latina, lo que ocasionó una repercusión directa en la masculinidad y el poder al interior de las comunidades indígenas. El sujeto fue racializado desde la perspectiva colonial justificándolo como una cuestión orgánica, una invención que plantea la naturalización de una posición dominada que se fija en la estructura mental y se vuelve inamovible, de ahí que el cambio y sea un proceso difícil. La masculinidad del vencido pasa a ser capturada por la perspectiva del vencedor, se deja atrapar como hombre y en la necesidad de afirmar su posición de prestigio masculino se reafirma en el lenguaje del conquistador que es de violencia y dominio, entonces se convierte en opresor en el ámbito familiar o laboral. Algo similar ocurre con el género que tenía esa transitividad y movilidad en las sociedades indígenas, pero el proceso de criollización lo fundamentalizó y lo transformó en biológico.

De ahí surge la pedagogía de la crueldad transmitida por el poder, es la lógica patriarcal que se opone a lo diverso en nombre de lo único, al ser humano lo reduce a mercancía, lo cosifica, es también la lógica de la modernidad. No se manifiesta a través de la violencia explícita, sino mediante la falta de empatía con el otro, algo similar a lo que ocurre en la actualidad con la pandemia donde algunos individuos no creen en la muerte y tampoco en la vida, hay una pulsión de multitud que los arroja a participar en eventos masivos clandestinos sin medir consecuencias. También se expresa en la prostitución, la pedofilia, la minería, la destrucción de la naturaleza, etc.

Para Rita Segato el camino para detener esta situación es desmontar el orden patriarcal. La guerra, expropiación y cosificación son los ejes fundamentales de la formación del mandato de masculinidad. Sin embargo, la intención no es conservar el mismo orden con mujeres en el mando, no se trata de repetir las metas del patriarcado, se debe superar ese esquema, pero las preguntas son: ¿Cómo imaginar otros objetivos? ¿Cómo imaginar otro mundo? ¿Cómo proponer sin transformarnos en una de las vanguardias capturadoras de las voluntades, verticalistas y autoritarias? ¿Cómo evitar transformarnos en eso que nos llevó al fracaso durante la historia? La respuesta no está en los movimientos sociales con sus vanguardias, sino en la sociedad. El cambio está en la micropolítica, en lo molecular, en las maneras de ser con el otro y encontrando otras formas de felicidad y placer en la convivencia, explica.

En este sentido, las mujeres tienen un conocimiento acumulado a través de la historia, en la antigüedad el espacio doméstico tenía un orden comunal donde la mujer gestionaban la vida de una manera diferente, resolvían conflictos internos mediante la conversación y garantizaban la vida en situaciones de extrema carencia. Lo ideal es recuperar ese camino perdido para que surjan otras formas de politicidad femenina.

Por otro lado, las contraculturas como forma de resistencia para encontrar nuevas formas de convivencia ya no son válidas, la palabra le ha dado un nombre a la insurgencia, pero esa corriente está dentro del sistema y en por ende puede transformarse en una corriente fundamentalista.

Facebook Comments

Continue Reading

Arte

Se estrena la segunda temporada de «El pequeño resto de mi vida en mí»: una experiencia fragmentada entre mensajes vía whatsapp y un streaming

Published

on

By

* Después de su temporada el año pasado y su presentación en el Festival Tiempo de Mujeres, esta experiencia intermedial podrá vivirse a partir de hoy 12 de mayo y hasta el 05 de junio

* «Estamos hablando de la cúspide de los espectáculos digitales, de una puesta en escena en línea, donde el público va a estar interactuando por WhatsApp desde tres días antes de la función. Si en algo aprecia su sistema nervioso, métase ya a La Corte de los Milagros en internet y apúntese». Álvaro Cueva. Milenio (Recomendaciones de oro 2020)

* «Es loable que a pesar de no ser presencial, se logra el efecto de inmersión, el público es copartícipe de los recuerdos que yacen en el subconsciente de las protagonistas.  Para el espectador, el suspenso comienza desde que recibe el primer mensaje en su celular y ya familiarizado con los personajes queda invitado a conocer algunos de sus más íntimos secretos». Eugenia Galeano. Galería teatral.

CIUDAD DE MÉXICO, 12 de mayo de 2021.- La compañía La Corte de los Milagros presenta la segunda temporada de la experiencia fragmentada El pequeño resto de mi vida en mí, una investigación escénica intermedial en la que se invita a una vivencia íntima de tres días de mensajes vía whatsapp y un streaming que completa la experiencia.

Es una a-puesta que toma varios medios digitales para generar una experiencia provocadora, que nos lanza a unir las piezas de un rompecabezas en el complejo universo de tres mujeres.

Una, ha matado a un hombre y clama por ser llevada a la cárcel, sin embargo, no hay nada que compruebe la veracidad de ese hecho. Una psicóloga y una psiquiatra enfrentan el caso, y mientras investigan lo que pasó, sus propias historias se develan.

Se trata de un thriller psicológico que nos lleva a navegar por el inconsciente y su propia lógica fragmentada… La infancia no es el lugar de felicidad y juego que nos han hecho creer; en ella también habita lo siniestro, lo ominoso… A veces, la locura es la única opción antes de la muerte… Lo que se juega en medio, el olvido, el síntoma, el deseo… son sólo maneras de sobrevivir.

La Corte de los Milagros nos lleva una vez más, a vivir una experiencia desde el suspenso, en la que es imposible no sentirse implicado y confrontado. Con la dirección actoral de Rocío Belmont, la dramaturgia de Andrómeda Mejía y la dirección audiovisual de Leticia Olvera, se integra una propuesta donde lo escénico toca sus límites atravesado por los medios digitales y la virtualidad.

El elenco es conformado por la misma Rocío Belmont, Andrómeda Mejía y Tony Marcín, con el diseño sonoro de Homero Guerrero, multimedia online de César Gálvez y asistencia de dirección y cámara de Uriel Ledesma. Fue un proyecto beneficiado por el Sistema de apoyos a la creación y a proyectos culturales (Fonca).

Se realizarán cuatro experiencias con duración de cuatro días, de miércoles a sábado: Del 12 al 15 de mayo, del 19 al 22 de mayo, del 26 al 29 de mayo y del 02 al 05 de junio respectivamente; tú eliges tu semana de experiencia. Aportación voluntaria a partir de 100 pesos. Más detalles y boletos en www.lacortedelosmilagros.com

Facebook Comments

Continue Reading

Arte

Continúa el ciclo «Arte, política y contracultura. El mundo hoy»

Published

on

By

* Martes 11, miércoles 12 y jueves 13 de mayo a las 12:00 horas (Ciudad de México)

* A través de Facebook Live, canal de Youtube del  Museo Universitario del Chopo

* Youtube de Cultura en Directo UNAM

CIUDAD DE MÉXICO, 10 de mayo de 2021.- Esta semana se presentarán tres conversaciones del ciclo Arte, política y contracultura. El mundo hoy. Los participantes, pertenecientes de diversos países como Irlanda, Reino Unidos, Estados unidos, España y Chipre, dan sus puntos de vista sobre su experiencia en diversos ámbitos como la danza, la performance, la literatura y la política.

11 de mayo. En los márgenes de la danza

Maria Hassabi (Chipre), Oisín Monaghan (Irlanda) y Lizzie Sells (Reino Unido)

12 de mayo. Virus reales e imaginarios. Pensando con J. G. Ballard

Mark Dery (Estados Unidos), Naief Yehya (Estados Unidos) y Mauricio Montiel (México)

13 de mayo. Los retos de la política

Juan Carlos Monedero (España) y Francisco Carballo (Reino Unido)

En los márgenes de la danza

Lizzie Sells charla con Maria Hassabi y Oisín Monaghan, artistas de la danza y el performance sobre algunos aspectos de su quehacer artístico. Sells comenta que en los últimos años es más común que museos y galerías en todo el mundo presenten piezas escénicas en vivo, las instituciones se están abriendo a otras posibilidades artísticas de ser, sentir, pensar, e interrelacionarse.

Maria Hassabi opina que las presentaciones en galerías conllevan una interacción diferente con el público, la iluminación del espacio, las piezas de arte y la visibilidad del cuerpo, son factores que influyen de manera considerable en la pieza. De acuerdo con estas condiciones, el performer utiliza una energía e intensidad diferente. Interpretar las reacciones del púbico y evaluar su atención han sido algunas de las cosas que ha aprendido a identificar.

Es importante que el performer se dé el tiempo para observar y detectar las imágenes que produce con su cuerpo, las cuales deben ser poderosas y accesibles para ser transmitidas al espectador, considera. Para ello, es necesario crear un momento donde el bailarín interiorice su postura y tome conciencia sobre su entorno físico y las emociones que encarna su cuerpo. Por otra parte, se abre una posibilidad para que el público divague en su interior, lo que da oportunidad de conectar con su mente, emociones y recuerdos, abriendo la posibilidad de reconstruir historias personales. Considera que la formación en danza no se refiere, únicamente, a estudiar ballet durante 20 años y adquirir una técnica, es necesario tener convicción, deseo y compromiso.

Por su parte, Oisín Monaghan comenta que en sus presentaciones crea una meditación en movimiento donde toma conciencia del cuerpo respecto al espacio y lo que se encuentra en él: personas, objetos, arquitectura, temperatura, silencio, música, etc.

Ambos coinciden en que los artistas del cuerpo, bailarines o performers, realizan una actividad que implica disciplina, coreografía, resiliencia, tiempo y entrega, un trabajo que no siempre es reconocido en la sociedad. El público, por su parte, entra en contacto con emociones que mutan, se acercan, se alejan, inspiran o generan rechazo. Las temáticas abordadas confrontan al espectador con su historia personal y su escala de valores, generando diversos tipos de reacciones. ¿Hasta qué punto la cultura moderna aleja al individuo del presente, de la experiencia del ahora que la danza ofrece?, cuestiona.

Virus reales e imaginarios. Pensando con J. G. Ballard

En esta conversación entre el escritor mexicano radicado en Nueva York, Naief Yehya; con el escritor mexicano Mauricio Montiel; moderada por el escritor y crítico Mark Dery, abordan diversos temas como la literatura, las redes sociales, la política y las consecuencias globales de la pandemia de Covid-19. El quehacer literario de los participantes los lleva a plantearse diversas interrogantes: ¿vivimos en un mundo surrealista que se vuelve más ficticio minuto a minuto? ¿Los escritores deben evocar una alternativa sana ante este panorama? ¿la realidad actual despoja a los escritores de herramientas imaginativas y básicas, desconectándolos como mentes creativas?

Montiel opina que la pandemia es como una novela de ciencia ficción absurda, llena de brechas y carente de profundidad humana, ante este panorama es tarea de los escritores reinventar la realidad. Para Yehya, convertir la realidad en literatura es un sentimiento aterrador, pues la pandemia ha sido una caída libre hacia una distopía que aún desconocemos hacia dónde conducirá. La crisis política y los procesos electorales también son temas de gran relevancia.

En medio de este contexto, consideran que las redes sociales y sus mecanismos funcionan como otro tipo de virus que se esparce para sembrar todo tipo de ideas. Es una época gobernada por memes que funcionan de manera eficaz para llevar la conversación cultural y política a un territorio determinado. La memeficación es un fenómeno que elimina la riqueza de la conversación y el debate, simplifica todo asunto hasta llegar al mínimo denominador, valiéndose de una imagen cómica con dos líneas de texto. De igual manera, la cultura de la cancelación es un fenómeno muy presente, si una palabra está fuera de lugar, hay una evocación errónea o hay una frase que algunos consideran ofensiva, esto puede provocar consecuencias que pone en juego la trayectoria de una figura pública. De esta manera, surge una moralidad llevada al extremo que conduce a la lógica cyber-victoriana en la que todos serán castigados. Se han convertido en un espacio en el que se ha perdido casi toda noción de matices y prevalece la polarización.

Consideran que el surgimiento de Internet y sus múltiples posibilidades han ido cambiando hasta que el comportamiento en línea comenzó a estar gobernado y vigilado por el algoritmo de la inteligencia artificial. Cada navegación en internet significa un bombardeo de información y productos, temas o notas que, de acuerdo con las búsquedas anteriores, representan lo que en apariencia le interesa a un individuo.

Los retos de la política

El politólogo y político Juan Carlos Monedero se refiere a los movimientos progresistas o revolucionarios en la actualidad. Considera que las izquierdas deben tener un amplio bagaje teórico, indispensable para realizar un diagnóstico social y así entrar en un debate profundo. Es casi una obligación, puntualiza, hacer buenos diagnósticos porque de esa manera se entenderá la postura de los adversarios, quienes son parte integral de un planteamiento, y así atenuar la polarización donde cada parte reclama 100% de certezas; los cambios sociales no se logran a través de las fracturas, sino mediante transiciones, de ahí que el debate sea un camino que conduzca a ese objetivo. La antesala de cualquier revolución es siempre una gran conversación.

La revolución no es una serie de hechos violentos, considera, son momentos históricos donde las contradicciones resuelven a favor de las mayorías. Los intelectuales de izquierda creen que mientras más apocalíptico es su discurso refleja mayor inteligencia, pero éste resulta conservador porque invita a la parálisis social, pues no da margen de acción. El movimiento ecologista, por el contrario, apuesta por la transición porque busca cambios pequeños en beneficio del planeta: reciclaje, siembra de árboles, etc.

Por otro lado, comenta que actualmente es más difícil luchar contra el modelo capitalista que hace 50 años porque este se ha convertido en un sentido común para la sociedad, todo es mercancía y está sujeto a un valor, a la compra-venta, de esta manera el sistema captura los imaginarios del individuo. Se debe poner atención en las crisis del capitalismo porque éstas generan algún tipo de fascismo, las dictaduras en Latinoamérica dan cuenta de ello. Actualmente ocurre una situación similar con el auge de la extrema derecha en el contexto mundial.

Las generaciones existen en la medida de los sucesos históricos que las permean y las marcan, y a la vez, son un motor de cambio social, el surgimiento del neoliberalismo es una respuesta a esos movimientos. La brecha generacional en una sociedad marca la diferencia en muchos aspectos, ahora los jóvenes abordan de otra manera la sexualidad, el feminismo, las cuestiones de género, es indispensable la predisposición al diálogo para evitar un choque de posturas.

Las izquierdas, considera, han tomado una postura intelectual y han abandonado a las clases medias empobrecidas, las cuales cuentan con un elemento antisistema que es canalizado por las iglesias reaccionarias, relacionadas con grupos de poder, que se acercan a los barrios humildes para ganar adeptos, eso explica su fuerza y auge.

Hoy día existe una tendencia mundial donde los grupos de derecha se vuelve insurreccionales y los de izquierdas protegen el orden y la legalidad, en ambos casos se protege el sistema. Algunos surgen para cuestionar los errores de la democracia, después militan en el gobierno y se convierten en sistema. Eso ha pasado históricamente en muchos países al dejarle a las fuerzas políticas de la derecha la incorrección política.

Facebook Comments

Continue Reading

Trending